Cultura de Paz

Justificación:

La situación de sobrepeso y obesidad en el nivel mundial es un problema de salud pública. La Organización Mundial de la Salud [OMS] (2014), planteó que 35 millones de niños viven en condición de sobrepeso, principalmente ubicados en la zona urbana, lo que ha generado una categorización, por parte de los expertos, como la enfermedad del siglo XXI.

Esta realidad es una problemática que se repite en todos los países de Centroamérica. En términos generales, las Encuestas Nacionales de Demografía y Salud de los diferentes países de la región estimaron, en el año 2010, una prevalencia en niños menores de 5 años del 6.2 % y en personas menores de 20 años de 22.6 % (Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica y República Dominicana [COMISCA], 2014). Aunado a esto, un 60 % de la población adulta de todos los países centroamericanos sufren esta complicación; y un 70 % están muriendo por enfermedades crónicas, tales como: infarto agudo al miocardio, derrame cerebral, cáncer, enfermedades respiratorios y diabetes mellitus, las cuales tienen dentro de sus factores de riesgo el sobrepeso y la obesidad (Orellana, 2014).

La mala alimentación y la falta de actividad física, son los principales factores que favorecen el desarrollo de esta epidemia en el mundo, por lo que es de suma importancia promover estilos de vida saludables en los diferentes ambientes en los que el individuo se desarrolla (COMISCA, 2014). En Nicaragua, la evaluación en salud realizada en el año 1998, señala que el 12 % de los niños menores de 5 años se encontraban bajo peso, un 25 % tenían retraso en el crecimiento y el 4 % estaban con sobrepeso (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura [FAO], 2010).

Asimismo, estudios realizados por la Encuesta Nicaragüense de Demografía y Salud [ENDESA] (2012), citada por INIDE (2013) reportaron que la niñez en edades de 4 a 17 años presentó un índice de obesidad de 30 %, esto demuestra los cambios que se han venido produciendo con los años en el país. Adicional a estos índices, en la evaluación más reciente realizada según el control de vigilancia, promoción, crecimiento y desarrollo de los niños menores de 5 años, publicado en el Anuario Estadístico, citado por INIDE (2015), muestra que de 1 509 857 niños, 27 988 (1,85 %) cuentan con sobrepeso, siendo Managua (4258 niños) y León (3003 niños) los departamentos con mayor cantidad de población infantil con esta condición. También, Zúñiga (2015), al analizar el estado nutricional de los estudiantes de 5.º y 6.º grado en edades entre los 10 y 14 años de un colegio público, tuvo como resultado que un 22 % de los estudiantes presentaban sobrepeso y un 7% obesidad, ambos sexos estaban en igualdad de condiciones.

Además, Castillo y Castro (2013), estudiaron las alteraciones del perfil lipídico en niños entre los 6 y los 16 años en 6 centros educativos de la ciudad de León, en el cual encontraron que un 13 % (n=198) de los infantes evaluados tenían sobrepeso y un 20 % mostraban obesidad.

En aras de darle respuesta a la epidemia de sobrepeso-obesidad, sedentarismo y baja auto estima de la niñez costarricense, se a propuesto intervenir el entorno escolar con el Modelo Escuelas en Movimiento que sigue un enfoque socio-ecológica que hace hincapié en la promoción de la salud debe centrarse no sólo en factores de comportamiento intrapersonales, sino también en los factores de nivel múltiple que influyen en el comportamiento específico de que se trate. Así, el modelo socio-ecológica se centra en las relaciones entre los individuos y el entorno social, física y política (Ward et al.). utilizando teorías sociales como lo establece la Nacional Institute for Healt hand Clinical Excellence (2007).

Cultura de Paz, como se llama el programa de Escuelas en Movimiento en Nicaragua, tiene como meta el promocionar la actividad física en poblaciones escolares con la problemática expuesta, los esfuerzos de promoción e intervención de la salud desde este programa, se centran no sólo en las opciones de comportamiento de cada individuo, sino también de factores que influyen en esas decisiones. (Gregson J, Foerster S, Orr R, L Jones et al, 2001) Estos factores actúan de varias esferas de influencia, incluyendo la política pública, institucional / organizacional, comunitario, interpersonal, así como a nivel individual.

Esta perspectiva ecológica social, nos ayuda a identificar oportunidades para la promoción e intervención de la salud, mediante la comprensión de los factores que influyen en el comportamiento en cada nivel del modelo social ecológico y por el reconocimiento de que el comportamiento de un individuo ambas formas, y está conformado por múltiples niveles de influencia.

Objetivo general: 

Desarrollar ámbitos saludables en movimiento en los niveles de influencia intrapersonal, interpersonal, organizacional, comunal y de políticas de las escuelas escogidas, siguiendo el esquema del Modelo Ecológico.

Coordinadores del proyecto:

  • MSc. Raúl Pastrán Mairena, Departamento de Educación Física y Deportes, Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, León.
  • Lic. Julio Vallejo, Departamento de Educación Física y Deportes, Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, León.
  • Lic. Eddy Otero Zamora, Departamento de Educación Física y Deportes, Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, León.

Avances del proyecto:

En el 2019 se llevó a cabo un plan piloto con el fin llevar a cabo una investigación sobre movimiento humano y salud y desarrollar una investigación para determinar el efecto de una intervención piloto en actividad física en niños sobre la promoción de estilos de vida activos y ambientes de paz en el entorno escolar Nicaragüese.

Para esto se llevaron a cabo diversas actividades en centros educativos que lograron poner a los niños y niñas a moverse y por ende a combatir la obesidad y el sedentarismo.